Un auténtico desastre

Jorge Romero, alcalde de Los BarriosEse es el mejor resumen que se puede hacer de los seis años –y poco más– que Jorge Romero lleva al frente de la alcaldía barreña. Ha conseguido todo lo contrario de lo que se supone pretendía cuando llegó al cargo. Y digo “se supone” porque esa es otra… En realidad, tampoco se sabe muy bien qué es lo que pretendía exactamente. Más allá de lograr sentarse en el sillón, a toda costa, dar satisfacción a sus ansias de venganza y, sobre todo, embolsarse unos cinco mil euracos cada mes, chispa más o menos.

Nada más pillar el bastón de mando arrasó con las empresas municipales y con todo su patrimonio material e inmaterial, incluida Radiotelevisión Los Barrios, para detener la sangría económica que la existencia y funcionamiento de las mismas causaban al Ayuntamiento. Y resulta que lo que ha conseguido con su manera prepotente, tozuda y soberbia de actuar es despatrimonializar dichas sociedades mercantiles –la liquidación de sus propiedades a precio de saldo– y que el Consistorio tenga que cargar, como ya lo está haciendo, en cumplimiento de sentencias judiciales, con el montante de parte de sus deudas.

Privatizó servicios y la verdad es que la calidad de los mismos ha empeorado notablemente, por mucho que los exandalucistas y sus incondicionales se empeñen en negarlo. Mediante procedimientos cuya legalidad pende de un hilo y que están recurridos ante los tribunales. Así, siguiendo su nefasta hoja de ruta, puso la limpieza, el alumbrado, la explotación de las infraestructuras deportivas, la organización de eventos y actividades lúdicas y otras parcelas de la administración local en manos de particulares para su lucro. Se diría que más preocupado por los números que por las personas y por el negocio de las empresas concesionarias o adjudicatarias de dichos servicios que por los intereses de los barreños.

Echó a la calle, con una mano delante y otra detrás, a más de un centenar de trabajadores de la plantilla municipal a los que, seis años después, va a tener que readmitir y abonarles los salarios de tramitación dejados de percibir desde el día en que fueron despedidos hasta el día en que se reincorporen a sus puestos de trabajo, además de seguir pagándoles sus nóminas, como al resto de empleados de la institución. No hay más que echar cuentas –efectuando un sencillo cálculo– para tener una ligera idea de por cuánto, euro arriba, euro abajo, nos va a salir la bromita a los veintitrés mil habitantes de Los Barrios.

Y, por si todo esto no fuera bastante, encima tiene el tío la desfachatez y la poquísima vergüenza de presumir –dando la tabarra con el powerpoint allá por donde va– respecto a lo que el Ayuntamiento se ha ahorrado –cosa que no se cree ni él– gracias a su magnífica labor como alcalde.

Lo dicho, un auténtico desastre.

Viva Campo de Gibraltar, 21 de julio de 2017

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas navegando en este sitio, se entiende que aceptas el uso de las cookies y nuestra política de privacidad. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar