El PP de Los Barrios hace autocrítica

Dibujo careto David GilEn efecto, se diría que los populares han hecho días atrás examen de conciencia. Y parece que respecto a su gestión mientras tuvieron responsabilidades de gobierno en el Ayuntamiento barreño. Al menos en cuanto al tema de la limpieza viaria en el municipio.

Es lo que se desprende de la petición que el concejal David Gil efectuaba a través de los medios la pasada semana al actual equipo de gobierno del PA sobre la puesta en marcha de un plan para mejorar el estado y la imagen de las calles, aceras, plazas y parques y jardines de Los Barrios. Pues no se ha olvidar que, precisamente, la limpieza viaria –miren ustedes por dónde– fue una de las competencias, si mal no recuerdo, que el grupo del PP asumió cuando a finales de 2012 pactó con el andalucista y entró a formar parte del ejecutivo municipal presidido por don Jorge Romero.

Teniendo en cuenta este detalle, está bastante claro que el señor Gil y sus compañeros de filas no se encuentran muy contentos ni muy satisfechos con el trabajo que desarrollaron al frente de la delegación correspondiente y que abandonaron hace apenas tres meses.

En eso de evaluarse a sí mismos a los populares barreños no hay quien les gane. Cosa esta que, en principio, debería decir mucho en su favor y que, sin embargo, no lo dice. Y no lo dice, en opinión de un servidor, porque, en realidad, rara vez lo hacen movidos por un ánimo auténtico de rectificar, sino más bien por una simple y mera cuestión de oportunismo. Ya lo pudimos comprobar con el asunto de los despidos. O, sin ir más lejos, con el debate recientemente abierto, justo antes de las elecciones de mayo, sobre la relación de la localidad con la Mancomunidad de Municipios y la cesión de la gestión del agua y la basura a Arcgisa.

Con esa petición de un plan de reparación y limpieza viaria a sus exsocios del PA, el PP y Gil están reconociendo, sino explícita, sí implícitamente, que su labor dentro del equipo de gobierno de Romero hasta el pasado mes de junio en lo que a esta materia se refiere no merece ni un aprobado ramplón. Esto es, estarían cateándose a sí mismos. Y podrían estar reconociendo también, aunque por lo bajini, para que no se entere nadie, que la privatización de dichos servicios fue un error. Al menos, si no por la externalización propiamente dicha, sí por los términos en que esta se llevó a cabo.

Como ya advertí al señor Gil y compañía en otra ocasión, no hace mucho, a propósito, por cierto, de la polémica en torno al Ayuntamiento y la institución comarcal, “no se puede estar al caldo y a las tajadas”. O, lo que es igual, “en misa y repicando”. Y ahora, sin ánimo de incordiar, me permito recordárselo. Aunque admito que está muy guay eso de ser autocríticos.

Viva Campo de Gibraltar, 11 de septiembre de 2015

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas navegando en este sitio, se entiende que aceptas el uso de las cookies y nuestra política de privacidad. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar