El caso del Mary Celeste en Cuarto Milenio

El programa de TV publica las imágenes inéditas de las actas del juicio que tuvo lugar en Gibraltar entre diciembre de 1872 y marzo de 1873

Fotografía del libro de actas de la Corte del Vicealmirantazgo de Gibraltar en el que se encuentran las correspondientes al juicio por el caso del Mary Celeste

El espacio que presenta Iker Jiménez ofreció el pasado fin de semana el anunciado reportaje sobre la historia del Mary Celeste. El bergantín estadounidense cuya tripulación desapareció misteriosamente en pleno Atlántico, muy cerca de las Azores, entre noviembre y diciembre de 1872.

Pero lo más interesante es que mostró, podría decirse que en primicia, imágenes inéditas de los documentos conservados en el Archivo Histórico de Gibraltar relacionados con el caso: las actas del juicio que tuvo lugar ante la Corte del Vicealmirantazgo británico entre diciembre de 1872 y marzo de 1873.

El programa se emitió el domingo 7 de julio, en Cuatro TV, y se volverá a emitir el próximo sábado 13 de julio, en Energy, canales ambos del grupo Mediaset.

Fotografía de J. A. Ortega, Pablo Villarubia y Fernando Rodríguez en el archivo histórico de Gibraltar, siguiendo la pista del Mary CelesteEn dicho reportaje, dirigido por el investigador Pablo Villarrubia, participó el periodista y escritor barreño José A. Ortega, que en octubre de 2011 publicó “El Reino de las Sirenas”, libro cuyo argumento gira en torno al enigma protagonizado por el citado barco. También participó el colaborador del programa Fernando Rodríguez, que, al igual que Ortega, es vecino de Los Barrios, así como otros conocedores del tema.

Además, en el plató, junto a Iker, estuvo el periodista y escritor Francisco García Novell, autor de la obra “Naufragio”, basada en el hundimiento del barco español “Príncipe de Asturias”, que se produjo en aguas de Brasil el 5 de marzo de 1916, y que comentó algunas de las claves en las que se fundamenta el misterio relacionado con el bergantín americano.

El documental fue grabado el pasado mes de mayo. Para ello un equipo de “Cuarto Milenio” se desplazó a la comarca y al Peñón, lugar adonde fue trasladado el Mary Celeste tras ser encontrado a la deriva y desde donde se llevó a cabo la investigación para intentar aclarar lo sucedido.

 

El misterio

 

La desaparición de la tripulación del Mary Celeste, en circunstancias bastante extrañas y nunca del todo esclarecidas, es uno de esos grandes enigmas relacionados con el mar y la navegación marítima que ha inspirado como ningún otro la imaginación de cineastas y escritores.

El doctor Sir Arthur Conan Doyle, creador de Sherlock Holmes, en los inicios de su carrera literaria, por ejemplo, ya le dedicó un opúsculo al tema, que no haría, por cierto, honor a su nombre, participando en un concurso convocado por una revista londinense, allá por mil ochocientos ochenta y cuatro.

Y más tarde, en 1935, la Hammer, productora cinematográfica británica, que en la década los 60 pondría de moda el terror gótico, también patrocinó un horrendo film, que, no obstante, hoy día es reliquia para los cinéfilos. Una cinta protagonizada por Bela Lugosi, aquel actor de origen húngaro que habría de hacerse famoso en la década de los 30 del pasado siglo XX interpretando el papel de Drácula, antes de que su carrera se fuera a pique.

Fachada del edificio donde en el siglo XIX se ubicaba la Corte del Vicealmirantazgo en GibraltarAl mando del capitán Benjamin Spooner Briggs, que viajaba junto a su esposa, su hija, de dos años de edad, y siete marineros, el Mary Celeste zarpó desde el puerto de Nueva York rumbo a Europa el 7 de noviembre de 1872.

Un mes más tarde, exactamente entre el 4 y el 5 de diciembre de 1872, la nave, que transportaba en su bodega 1.701 barriles de alcohol industrial con destino a Génova (Italia), fue hallada completamente abandonada muy cerca de las Azores por otro buque, el Dei Gratia, que capitaneaba David Reed Morehouse, casualmente amigo personal de los Briggs.

Después de comprobar que en el Mary Celeste no había ni un alma, Morehouse dio orden a algunos de sus hombres para que arreglasen los aparejos de aquel velero encontrado a la deriva, que estaba en condiciones de navegar, y lo trasladaran al puerto británico más cercano, que, dada su posición, era el de Gibraltar.

El objetivo de dicha decisión, no exenta de riesgos para los que la asumieron, era la recompensa por el rescate de aquel barco encontrado: un porcentaje de su valor y el valor de su cargamento, según lo contemplado en las leyes marítimas internacionales para sucesos de este tipo.

Una vez puesto a buen recaudo el bergantín, y entregado a la autoridad, el capitán Morehouse reclamó la indemnización que le correspondía por el salvamento y como consecuencia de ello se abrió una causa ante la Corte del Vicealmirantazgo en la plaza gibraltareña, de la que se haría eco la prensa más importante de la época. Un proceso que más que lograr aclarar los hechos lo que consiguió fue dar pie al nacimiento de la leyenda, una de las más célebres, con navío fantasma o maldito de por medio.

 

Las teorías

 

Para tratar de explicar la desaparición ya desde un principio se barajaron diversas teorías, algunas de ellas no poco descabelladas: un posible motín de los propios marineros del Mary Celeste; un abordaje pirata; el ataque de un kraken o pulpo gigante –también hay quien pensó en tiburones–; una pequeña explosión en la bodega y un escape de gas (emanaciones del alcohol etílico); un iceberg y, bueno, ya en el siglo XX no faltó quien hasta metió de por medio a los platillos volantes y los extraterrestres o a los descendientes de los atlantes, ya saben, los habitantes de la perdida Atlántida.

La hipótesis más razonable es la propuesta por Charles Edey F., autor de la obra más rigurosa y documentada que se haya escrito sobre el tema. Coincide con la que ya planteara Oliver Cobb, primo del capitán Benjamin Spooner Briggs: que el Mary Celeste debió ser abandonado en un momento de pánico incontrolado y que su tripulación pudo hundirse después en el chinchorro en el que trató de ponerse a salvo, al no lograr alcanzar tierra. Pero sin aclarar del todo cuál pudo ser la causa real del abandono.

Vista desde el Peñón de GibraltarLa teoría se sustenta en las declaraciones ante la Corte de Gibraltar de los marineros del Dei Gratia y evidencias dadas a conocer por estos en el momento del hallazgo, que parecían indicar una huida precipitada de la tripulación del Mary Celeste.

Es probable que, ante la amenaza que podría suponer un escape de gases –varios barriles se encontraron rotos y vacíos– y el temor a una explosión, el capitán Briggs ordenara el abandono preventivo de la nave, pensando especialmente en las vidas de su esposa y de su hija, con la idea de volver a bordo si el peligro se disipaba. Y creen que para ello utilizaron una driza con la que amarraron el bote salvavidas a la popa del barco, la misma driza que los tripulantes del Dei Gratia encontraron partida y colgando.

Tanto Cobb como Edey piensan que al partirse el cabo el chinchorro con los diez tripulantes del Mary Celeste quedó a merced del océano y fue en algún momento engullido por las aguas.

No muy diferente a la que propuso ante la Corte del Vicealmirantazgo Oliver Deveau, el primer oficial del Dei Gratia, que, aplicando el sentido común, afirmó estar convencido de que la tripulación debió abandonar el barco por creer erróneamente que este se iba a pique y así lo declaró en respuesta a una pregunta del tribunal.

La prueba clara para inclinarse por esta explicación, en la que se basaría Deveau, estaba en el hecho de que la barra de sondeo fue hallada tirada sobre la cubierta como si hubiera sido usada. Aunque lo cierto es que, cuando el bergantín fue encontrado, el agua acumulada en la sentina no superaba el metro de altura, cosa que comprobó el propio primer oficial del Dei Gratia nada más subir a bordo y toparse con la barra, cabe la posibilidad de que sí hubiera superado ese nivel días antes, como consecuencia tal vez de un fallo momentáneo en las bombas, y eso provocara la comprensible alarma.

Hay que decir que con el paso de los años, y como consecuencia de la repercusión mediática que tuvo, el caso del Mary Celeste se fue viendo contaminado por la difusión de exageraciones, inexactitudes, cuando no falsas verdades, hasta convertirse en el mito que hoy día es.

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas navegando en este sitio, se entiende que aceptas el uso de las cookies y nuestra política de privacidad. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar