De cánones y canonjías

Retrato en dibujo de David GilCuando las críticas sobre su gestión en Arcgisa arrecian, el presidente del PP de Los Barrios, David Gil, saca a la palestra el tema del canon autonómico que va incluido en el recibo del agua y que pagamos todos los barreños. Se trata de un socorrido argumento al que ya ha recurrido en más de una ocasión, cuando se le ha señalado con el dedo, y al que recientemente ha vuelto a recurrir, como consecuencia del problema de los malos olores que sufren los vecinos de la barriada de La Viñuela. Sin embargo, hay que decir que con dicho argumento el señor Gil hace trampas.

Por si no lo saben, el canon autonómico, establecido como en otras comunidades en cumplimiento de una directiva europea que obliga al tratamiento de las aguas residuales, tiene por objetivo recaudar para sufragar obras de depuración en todo el territorio andaluz y es, como todo tributo, de carácter solidario. Esto es, que no está concebido para que lo recaudado sea gastado donde se recauda, sino allí donde es más urgente y necesario. De manera que toda crítica sobre el destino de lo ingresado en su concepto que no tenga en cuenta este matiz raya en la demagogia.

Exigir a la Junta de Andalucía que invierta lo recaudado en el término municipal de Los Barrios con el cobro de ese porcentaje del recibo sería como exigirle al Ayuntamiento, por ejemplo, que invirtiera lo recaudado por el IBI en Los Cortijillos solo en ese mismo núcleo poblacional. Es decir, un auténtico despropósito. O como exigirle al Gobierno de Mariano Rajoy que invierta lo recaudado en Madrid por el IRPF única y exclusivamente en esta misma comunidad autónoma. Los nacionalistas catalanes más radicales estarían encantados con tal modo de proceder. Y puede que hasta se solucionara lo del reto soberanista, que tantos quebraderos de cabeza está dando.

También hace trampas cuando habla el señor Gil de la depuración de aguas y de las necesidades en esta materia que afectan a Los Barrios. Puesto que este es un asunto de interés general y, como tal, ha sido asumido por la administración central, y no la autonómica, en virtud de los acuerdos que desde que se transfirieron las competencias sobre las cuencas hidrográficas se han suscrito, para que se haga cargo Acuamed, sociedad estatal dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, hoy bajo sospecha por lo que a través de ella algunos listillos en los últimos años han estado trincando.

Manda cojones que los populares de Los Barrios se pongan a dar lecciones desde la Mancomunidad cuando debían de sonrojarse por la forma en que su partido se hizo con el control de la institución comarcal burlándose de la legalidad.

Más nos valdría que, en lugar de reírles las gracias a Jorge Romero y compañía, hicieran un poco más de lo que se supone hacen por mejorar los servicios públicos en este pueblo, que, por cierto, están todos de pena.

Y más nos valdría igualmente que en lugar de dar tanto la vara con el susodicho canon, se ocuparan, por ejemplo, con mucho más celo del que presumen, de eliminar canonjías en aquellas administraciones en las que directa o indirectamente gobiernan.

Viva Campo de Gibraltar, 7 de julio de 2017

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas navegando en este sitio, se entiende que aceptas el uso de las cookies y nuestra política de privacidad. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar